Culturas del Cercano Oriente: Egipto y Mesopotamia

EGIPTO

Ubicación Geográfica: La civilización egipcia se desarrolló alrededor del río Nilo en casi toda su extensión, al noreste de África. En su extensión se pueden distinguir dos regiones: al Alto Egipto al sur y el Bajo Egipto al norte.

Resumen Histórico: El surgimiento de la civilización egipcia se inicia alrededor del cuarto milenio antes de Cristo, alcanzando un alto grado de desarrollo que aún es visible en las pirámides y otras construcciones de gran envergadura. Inicialmente, el territorio fue ocupado por diversas tribus que paulatinamente fueron conformando dos reinos que, por su ubicación, han sido llamados el “Bajo” y el “Alto” Egipto. Sólo alrededor del 3000 a. C. Ambos reinos se unieron bajo el dominio del rey Menes, quien estableció una capital en Menfis.

Organización y Sociedad: La sociedad egipcia era una sociedad jerarquizada: dinastía real (rectora de las actividades de país); clero (culto religioso, prestigio social y económico); escribas (hombres instruidos, funciones administrativas); oficiales (ejército y flota); soldados (extranjeros y mercenarios); artesanos (estrato bajo, precarias condiciones de vida); campesinos (grupo más numeroso, estaban adscritos a la tierra); esclavos (propiedad del faraón).

Al faraón se le considera una divinidad, dotado de fuerzas mágicas. Para asegurar la continuidad del sistema político se establece una monarquía hereditaria. El faraón goza de un poder absoluto sobre sus súbditos: sumo sacerdote, legislador, jefe de la administración, comandante de las fuerzas armadas y regulador de la economía del país, pero su primer deber son las obligaciones religiosas.

Religión: Adoraban todo aquello que les parecía extraordinario en la naturaleza, especialmente al sol (Ra). El río Nilo también fue adorado como un dios. Creyeron en la existencia de una vida más allá de la muerte (momificación).

MESOPOTAMIA

Las culturas de Mesopotamia fueron pioneras en muchas de las ramas de conocimiento; desarrollaron la escritura que se denominó cuneiforme, en principio pictográfica y más adelante la fonética; en el campo del derecho, crearon los primeros códigos de leyes; en arquitectura, desarrollaron importantes avances como la bóveda y la cúpula, crearon un calendario de 12 meses y 360 días e inventaron el sistema de numeración sexagesimal.

Sus restos, aunque quizás todavía hay muchos por descubrir, muestran una cultura que ejerció una poderosa influencia en otras civilizaciones del momento y por ende el desarrollo de la cultura occidental.

El cálculo floreció en Mesopotamia mediante un sistema decimal y sexagesimal, cuya primera aplicación fue en el comercio. Además de suma y resta conocían multiplicación y división y, a partir del II milenio a. C. desarrollaron una matemática que permitía resolver ecuaciones de hasta tercer grado. Conocían asimismo un valor aproximado del número π, de la raíz y la potencia, y eran capaces de calcular volúmenes y superficies de las principales figuras geométricas.

La evolución astronómica floreció de igual forma. Los sumerios sabían distinguir entre planetas –objetos móviles– y estrellas. Pero fueron los babilonios quienes más desarrollaron este campo, siendo capaces de prever fenómenos astronómicos con antelación. Este conocimiento de la astronomía les llevo a adoptar un preciso calendario lunar, que incluía un mes suplementario que lo ajustaba al solar.

También se han encontrado tratados de medicina y listados sobre geología, en los que se trataba de clasificar los diferentes materiales.

Culturas del Lejano Oriente: India y China

INDIA

La sociedad

La vida de los primeros habitantes de la India cambió la llegada de los arios (”nobles o señores”). Éstos llamaban Shindu al río y al valle. Luego se denominó Hindu y por fin, India. Los asirios se empezaron a llamar hindúes y a los indígenas los llamaron dasas o “piel negra”, que pasaría a ser sinónimo de esclavo. Aquí empezó la primera división social: los nobles o invasores y los esclavos o conquistados.

La división de la sociedad era rígida. Estaba compuesta por castas; se nacía en una y no había posibilidad de cambiar a otra. Tampoco se permitía la mezcla entre los miembros de los distintos grupos sociales. Se pensaba que este sistema había sido determinado por Brahma, su dios creador. La sociedad estaba compuesta por las siguientes castas:

  • Los Brahmanes: procedían de la boca de Brahma. Eran los sacerdotes y maestros en la religión y en la ciencia.
  • Los Chatrias: descendían de los brazos de Brahma. Pertenecían a esta casta la nobleza guerrera y los gobernantes.
  • Los vaisias: surgían de los muslos de Brahma. Eran los artesanos, comerciantes o mercaderes y los campesinos libres.
  • Los sudras: derivaban de los pies de Brahma. Este grupo lo formaban los sirvientes; era considerado de gran pobreza espiritual.

Al margen de las castas se encontraban los parias o intocables. Ellos eran los prisioneros de guerra y los expulsados de otras castas. Se ocupaban de las peores tareas.

La cultura

Los hindúes expresan todo su mundo espiritual a través de su cultura. Por ello han producido una variada y numerosa literatura, formada por libros sagrados, poemas épicos y obras dramáticas. Pero su mayor aporte al mundo fue: en astronomía, reconocieron que la Tierra es una esfera que gira sobre su eje y también alrededor del Sol; en matemática, fueron los inventores de los números, incluido el cero, y del sistema decimal.

La pintura tuvo gran importancia ya que no sólo servía como decoración, sino para invitar a la meditación. Este arte se atribuía al propio dios Brahma.

CHINA

La sociedad

La sociedad china era patriarcal. El núcleo de la vida social era la familia y todo hijo sabía que dentro de ella su obligación era servir a sus padres. Las clases sociales estaban muy diferenciadas. El prestigio de cada habitante derivaba de la clase a la que pertenecía. Su organización social se caracterizó por la aceptación del orden establecido, el culto a los antepasados y el apego a las tradiciones.

  • El emperador era el supremo señor. Los chinos pensaban que era un enviado del cielo. Debía gobernar en forma justa, y velar por la paz, el orden y el bienestar del pueblo. Estaba rodeado por una aristocracia de nobles, que generalmente eran sus parientes.
  • Los Mandarines fijaban los impuestos, administraban justicia, supervisaban obras públicas y almacenaban alimentos. Eran los administradores. Debían ser bien educados y de excelente carácter. Eran seleccionados rigurosamente y preparados en escuelas de administración civil.
  • Los comerciantes y artesanos estaban conformados por pocas personas. Los artesanos eran verdaderos artistas, había alfareros, escultores de piedra y tejedores de seda.
  • Los campesinos se dedicaban al cultivo de la tierra. Formaban la clase social más numerosa. La agricultura fue la primera actividad económica. Se cultivaba arroz, soya y mijo -un tipo de cereal-; además de morera, cuyas hojas alimentan al gusano de seda.
  • Los esclavos eran prisioneros de guerra o gente que no pagaba sus deudas.

La cultura china

Los chinos no fueron sólo artesanos expertos, también desarrollaron grandes técnicas e inventos, algunos de los cuales cambiaron el mundo; tal es el caso del papel, la tinta, la brújula y la pólvora.

La caligrafía se ubicaba entre las artes. En la escritura se reconocía el valor estético, artístico y cultural. La escritura china es ideográfica y está compuesta de muchos símbolos o caracteres separados; cada uno equivale por sí solo a una idea.

Otro rasgo que caracterizó a la cultura china fue la influencia de los grandes maestros: Lao-Tse, fundador del taoísmo (doctrina que sostiene que el hombre debe vivir en completa armonía con la naturaleza); y Confucio, reformador religioso que propuso una guía de conducta humana inspirada en el orden natural y en una moral centrada en el logro de la moderación, la rectitud y el equilibrio.

About these ads